Entrevista a Mabel Katz, Laureada del Premio del Público por la Paz como Tejedora de la Paz.

— Al terminar tus Seminarios en Israel y llegar a Los Ángeles después de tu gira de 2 meses, recibiste la noticia el primer día del año nuevo que habías ganado el Premio del Público por la Paz 2015.

 

 


 

¿Cuál fue tu primer pensamiento, al recibir esta noticia?
– Mi primer pensamiento fue ‘gracias’. Es muy lindo tener un reconocimiento pero más que nada lo veo como una posibilidad de tener más presencia en el mundo y, de esa forma, abrir más puertas. No lo tomo como algo personal, – en primer lugar gracias al público por el apoyo – pero lo tomo más como una posibilidad de que se abra otra puerta y, cuando se abre otra puerta, no sabemos las demás que se pueden abrir detrás. Para mí no es tanto el honor o el reconocimiento personal sino la posibilidad de abrir otras puertas, nuevas oportunidades.

– Hubo un concurso muy importante. El trabajo por la Paz no lo podemos medir con unidades o concluir que está hecho. ¿Cómo valoraron y comentaron los seguidores tu nominación? ¿Has leído los cientos de comentarios en Internet?

– No, la verdad que no, solo leí algunos. Vi los votos y creo que con eso está todo dicho. Imagino que no todo el mundo ha comentado. Si recibí un e-mail de un persona que me decía: “Mabel, tu no necesitas este premio, esto es más para el intelecto’. Y yo le respondí: ‘No, no lo necesito para mi intelecto, pero me ayuda a para tener más presencia y para abrir puertas.” Imagino De todos modos, gracias a todos los que votaron.

– Tu obra por la paz ha sido reconocida por la respetable Orden del Orthodox Knights Hospitaller of St. John – Russian Grand Priory y eres Embajadora de la Paz. Este nuevo premio también puede llenar tu corazón con amor y felicidad, pero es un trabajo que nunca termina. ¿Cómo te sientes cuando los medios de comunicación intentan venderte noticias del terrorismo en París o del suicidio del fiscal en Argentina?. ¿Cómo puedes conservar tu paz interior? ¿Cómo evitas el reaccionar?

-Bueno, en lo personal, hablo directamente con Dios, le entrego todo esto a Dios porque sé que sola no puedo, ni podré hacerlo. Las soluciones a todo esto que se ve tan negativo solo las tiene Dios. Creo que está saliendo todo a la superficie para que despertemos. El fracaso más grande sería el no despertarnos con todo lo que está pasando. No tengo la menor duda que Dios tiene la solución a todo esto. Es cuestión de soltar y de darle permiso a Dios. Es precisamente lo que yo hago cuando me entero de estas cosas. Al principio digo, “¡qué terrible!”; “¿cómo puede sucede esto?”. Hay muchas cosas que realmente asustan, pero inmediatamente gracias, gracias, gracias” y soltamos y se lo entregamos a Dios. Otra oportunidad más para limpiar y borrar con Ho’oponopono.

– Cuando esta entrevista se publique ya estarás preparándote para tu gira en Sudamérica y enseñar Ho’oponopono y Zero Frequency®. No te pregunto si vienes a Hungría porque sé que tus giras son dirigidas desde un lugar misterioso. Además yo ya sé la respuesta. Sabe que tu comunidad Húngara siempre te espera.

– Bueno, sí, pero antes de Sudamérica tengo México, voy a estar en varias ciudades de México, también en Miami, y luego me voy para Sudamérica. Definitivamente no estoy haciendo muchos planes todavía al respeto de mi tour por Europa, Rusia e Israel, veré que planes tiene Dios para mí.

– Leímos en Internet que en España se publicó tu nuevo libro “Mis reflexiones sobre Ho’oponopono”. ¿En Húngaro también podrá leerse? -Si se ha publicado En España. Ahora lo estamos traduciendo al inglés y al húngaro, y seguramente se va a traducir a muchos otros idiomas. Es una compilación de mis artículos donde tocamos todo tipo de temas que nos afectan en nuestro diario vivir. Así que los invito a leerlo. Gracias por la oportunidad.

– Gracias por poder hablar contigo. ¡Hungría te espera!

Klara Mora
www.HooponoponoWay.hu